Gestión del tiempo

Ago - 03
2019

Gestión del tiempo

Habiendo recorrido varios países, no he conocido a nadie que no quiera mejora su gestión de tiempo. En todo caso, en Chile es donde la gente más se queja. El típico “No tengo tiempo” es un lugar común. En mi experiencia, incluso quienes evidencian fuertes capacidades de gestión del tiempo, como los chinos, alemanes e ingleses siempre creen que hay formas de mejorar. Ser más productivo con nuestro tiempo es simplemente buscar estrategias para mejorar nuestro desempeño. En este sentido, la gestión del tiempo es la capacidad de gestionar o administrar efectivamente el tiempo para mejorar nuestra productividad. A continuación, veamos algunos beneficios:

  • Menos estrés: Programar y seguir una agenda reduce la ansiedad. Al verificar los ítemes en nuestra lista “Por hacer”, podemos ver que estamos logrando un progreso tangible. Esto ayuda a evitar el estrés sobre si estamos o no cumpliendo con lo planificado.
  • Más tiempo: Una buena gestión del tiempo nos ofrece mayor tiempo para otras actividades diarias. Las personas que administran bien su tiempo pueden disfrutar de hobbies y satisfacer otras necesidades personales.
  • Más oportunidades: Gestionar bien el tiempo conduce a mayores oportunidades y menos desperdicio en actividades triviales. Las competencias de gestión del tiempo son cualidades clave que los empleadores buscan. De hecho, la capacidad de priorizar y ordenar el trabajo es extremadamente deseable para muchas organizaciones.
  • Habilidad para cumplir metas y objetivos: Las personas que practican una buena gestión del tiempo son capaces de lograr mejores metas y objetivos y pueden hacerlo en un período más corto de tiempo.

Uno de los principales errores que muchos cometen es creer que la gestión del tiempo es meramente un tema conductal. Sin embargo, la verdad es que la mayoría de las competencias de gestión del tiempo son enteramente cognitivas, es decir, procesos de pensamiento, en este caso, de orden superior (analizar, sintetizar, evaluar y crear).

Por Dr. Fernando Vera, EdD